¿Que traducción de Jane Eyre es la mejor?

Hace unos meses ya me plantee en Book Eater cuál era la mejor traducción disponible al castellano de Jane Eyre y para ello busqué un fragmento que me gusta especialmente, y que es muy representativo de la novela, y os mostré las distintas traducciones del mismo por editoriales.

Aprovechando que han salido algunas reediciones más de la novela desde entonces,  he querido volver a repetir este mismo ejercicio, ahora ya con las primeras frases de la novela. Por tanto, lo primero que necesitamos ver es cómo empieza la novela original:

cita_inicio  There was no possibility of taking a walk that day. We had been wandering, indeed, in the leafless shrubbery an hour in the morning; but since dinner (Mrs. Reed, when there was no company, dined early) the cold winter wind had brought with it clouds so sombre, and a rain so penetrating, that further out-door exercise was now out of the question.
I was glad of it: I never liked long walks, especially on chilly afternoons: dreadful to me was the coming home in the raw twilight, with nipped fingers and toes, and a heart saddened by the chidings of Bessie, the nurse, and humbled by the consciousness of my physical inferiorcita_finality to Eliza, John, and Georgiana Reed.

Una vez tenemos ya las primeras frases, vayamos poco a poco. Cada traducción que os voy a poner va a seguir este esquema: Nombre del traductor (año de la traducción original), portadas de las ediciones que podéis encontrar ahora a la venta, primeras líneas en castellano. Están ordenadas de forma cronológica, de tal forma que la primera traducción que os enseño es la más antigua y la última es la más moderna.

Traducción número 1:

1943

Esta es tal vez la traducción más sosa de todas las que os voy a enseñar. En estas primeras frases no se nota mucho la diferencia, pero ya podéis ver que a la hora de traducir adjetivos y de dar forma a las frases esta traducción se queda algo corta y es muy poco fluida. También se nota que es una traducción que emplea términos que ahora son menos frecuentes, recalcando así que es la traducción más antigua que podemos encontrar ahora en el mercado.

Traducción número 2:

1991.jpg

En comparación con la anterior, esta traducción es bastante más fiel, conserva muchas expresiones y adjetivos que en la anterior descartado o simplificado. Tampoco es excesivamente fluida, empezar una frase por “La verdad es que…” (indeed) me suena algo raro y coloquial, pero ya supone una mejoría respecto de la traducción anterior.

Traducción número 3:

1996

Siendo tambien bastante fiel al contenido, nos encontramos con esta traducción, que trata de mantener los esquemas y orden de las palabras en las frases. Es otra de las que sí incluye ese “indeed” en la traducción, de una forma que creo que encaja algo mejor que en el caso anterior, pero que también nos deja frases un poco literales para mi gusto.

Traducción número 4:

1999.jpg

A partir de esta traducción “la hora del almuerzo” se convierte ya en la hora de comer, peculiaridades del castellano. Esta traducción es la que más libertades se toma, manteniendo casi siempre la esencia de la frase pero no así el contenido: “poner el pie fuera de casa era algo que a nadie se le pasaba por la cabeza” (further out-door exercise was now out of the question), traducción tal vez algo más coloquial pero cuya interpretación es casi equivalente. También separa algunas frases y cambia las paréntesis que usan todas las demás traducciones por guiones cuando habla de la señora Reed.

 

Traducción número 5:

2001

Ya desde la primera frase, notamos que es diferente: “Ese día no se pudo pasear” (There was no possibility of taking a walk that day), es claramente más directa y la conjugación de algunos verbos me chirría un poco al compararlo con el fragmento original. No es de las peores, eso vamos a reconocerlo, tampoco tampoco destaca entre las mejores.

 

Traducción número 6:

2009

Llama la atención que desde 2009 no se haya vuelto a traducir la novela, a pesar de que sí ha sido reeditada numerosas veces, aunque también es cierto que no han pasado demasiados años desde entonces y que, dentro de lo que hay a la venta, hay traducciones muy decentes disponibles. Una diferencia que se puede observar es que en esta traducción se matizan algunas cosas, las reprimendas (chidings) se convierten en “constantes gritos”, por poner un ejemplo.

 

Terminado este análisis, mi preferencia de traducciones sería más o menos la siguiente:

  1. Carmen Martín Gaite (1999)
  2. Toni Hill (2009)
  3. Elizabeth Power (1996)
  4. Alejandro Pareja Rodríguez (2001)
  5. Enrique Cubedo Fernández-Trapiella (1991)
  6. Juan G. de Luances (1943)

Las posiciones 2 y 3 estarían bastante igualadas, puesto que tanto la versión de Toni Hill como la de Eliabeth Power me parecen razonables, pero por ejemplo el último puesto es indiscutiblemente para la traducción de Juan G. de Luances. Dicho esto, comentaros que a principios de enero publicaré una entrada también relacionada con las traducciones de Jane Eyre al español, pero desde un punto de vista un poco distinto y tal vez ligeramente polémico, así que espero veros por el blog.

Anuncios

3 comentarios en “¿Que traducción de Jane Eyre es la mejor?

  1. Me encanta esta entrada, parece mentira las diferencias tan grandes entre traducciones de un mismo texto. Por desgracia, leí Jane Eyre de una editorial antigua (Sopena, 1981) que ni siquiera cita al traductor. Fue una experiencia horrible (Jane era Juana Eyre…) y ahora sólo puedo esperar a leer la traducción de Carmen Martín Gaite. Reproduzco aquí el fragmento de mi edición que has elegido para la comparación:

    “No había posibilidad de salir a pasear aquel día: por la mañana, durante una hora habíamos caminado por entre los deshojados arbustos; pero después de comer (lo que la señora Reed hacía temprano cuando no tenía visita), el viento frío del invierno, había acumulado grupos de nubes plomizas, de las que se desprendía una llovizna penetrante que impedía salir fuera de casa.
    Yo estaba contenta, puesto que nunca me han gustado los paseos largos, y mucho menos en tiempo frío y húmedo, temerosa de regresar al anochecer con los huesos entumecidos, contrariada con las acriminaciones de Bessie, el aya, y humillada, además, por la convicción de mi inferioridad física, en comparación a la de Elisa, Juan y Georgina Reed”.

    Ya ves qué horror.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s